viernes, 24 de abril de 2015

Procesión del encuentro y carrera de San Juanín de Astorga

Quizá porque el arte popular me llega o por el simple hecho de que lo es, ésta procesión me parece la más bella de la provincia; salvando las distancias con la procesión de los pasos  de la capital leonesa, la cofradía de Puerta de Rey de Astorga, los judíos,  organiza una procesión íntima y curiosa que lleva más de una sonrisa a los espectadores que la ven desde la calle.
La real cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima de la Soledad fue fundada en torno al siglo XVII en el benedictino convento de San Dictino a las afueras de la ciudad. Desafortunadamente la cofradía pierde todo su patrimonio y enseres en las revueltas francesas de la guerra de la Independencia, pero a los pocos años son rehechos todos los pasos con los que conto la cofradía, por parte de escultores cómo Lorenzo Martínez, Pedro Corral o Francisco López. Estos pasos son los más curiosos que se pueden encontrar en León ya que en las representaciones de los sayones siguen las características de la escuela castellana  de representarlos feos y deformes para que inciten al odio mientras que las esculturas de Cristo se representaban mucho más dulces -aunque hubo que retocar las cabeza de los Cristos de la flagelación y de la Coronación- para llamar a la devoción.
La procesión -como no podía ser de otra manera en León-  la encabeza un pendón negro, utilizado antaño por multitud de cofradías, es hoy un elemento que se ha ido recuperando en el resto de la provincia, aunque haya hermandades que aún hoy tengan esa asignatura pendiente.
Tras el enlutado pendón, la cruz parroquial, guión y ciriales  aparece el primer paso, las lágrimas de San Pedro compuesto por el santo orando, una columna sobre la que se esculpe "el gallo de los tres cantos", y una popular encina que tradicionalmente acompaña el paso. Fue esculpido por Pedro Corral entre los años 1853 y 1857.
Tras San Pedro,  va el paso de los azotes, con los dos populares  judíos que azotan a la imagen del Señor, cuya cabeza  tuvo que ser sustituida por otra en 1923 realizada por José Romero Tena. Los dos sayones visten un traje de la época y sus rostros caricaturescos son lo más destacado de éste paso

Y tras ellos avanza el paso más popular de la cofradía, la Coronación, más popularmente conocido como Cañinas, Representa el momento en el que los judíos se burlan y coronan a Cristo con la corona de espinas; cuya cabeza también tuvo que ser sustituida por el mismo autor que la anterior. Los tres sayones son las imágenes más queridas por la cofradía: a Cañinas "el judío más malo" se le quemaba el culo y Jesús está sentado sobre un arca en la que se metían botellas de limonada que los cofrades bebían durante la procesión, una vez más se muestran unas imágenes caricaturescas, bellísimas representaciones populares de unos "malos" que maltrataban y pegaban a Cristo y que, gracias a ello, el pueblo aprendía y revivía la pasión cada mañana de Viernes Santo. Fue esculpido en 1839 por Lorenzo Martínez.
Y no acaban en "Cañinas" éstos singulares pasos, pues llega "El balcón de Pilatos", "La Jacinta" , Pilatos y Cristo se representan en éste paso, en el cuál el Cristo no ha sido retocado y luce una larga y bella peluca natural, junto a él, la figura más característica del paso : "La Jacinta" mujer que alegremente coge un paño y la jofaina para que Pilatos se lave las manos, Pilatos que aparece a su lado es también unta talla popular, más elegantemente vestida pero también graciosa y popular. Éste es un paso también realizado por el escultor Lorenzo Martínez en 1833.
La Verónica aparece tras El Balcón, la mujer que limpió el rostro de Cristo es la única talla conservada de los inicios de la cofradía pues data del siglo XVII. Es una talla de sencilla que viste un manto negro y goza de un gran protagonismo en el encuentro ya que, tras ver a Jesús le aparece su imagen en el paño.



El titular de la cofradía semuestra en una talla anónima comprada en León en el año 1815 y posteriormente retocada por Julián López . Lo acompaña un cirineo de rostro poco natural pero serio y un sayón o judío que tira a cristo con la cuerda. El Nazareno también posee una peluca natural y una túnica bordada en 1997 en Cartagena. Es la talla protagonista en el acto del encuentro.


Es una imagen muy querida en Astorga, tallada en 1823 por Julián López es la imagen que corre tras encontrarse con el Nazareno a avisar a la Virgen de que su hijo va camino del Calvario. es portada por cuatro cofrades.

             La Virgen Dolorosa es una imagen bellísima que acompaña al nazareno de autor y época desconocida. Viste un bellísimo manto negro con bordados de oro. un bello detalle es la campanilla que lleva en su corona y que va sonando en todo el cortejo, se encuentra con el Nazareno después de ser avisada por San Juan.
 

 
El paso del Reventón o la crucifixión sirve para cerrar la procesión, es el más actual de todos ellos ya que fue tallado por José Romero Tena en 1923, es un  gran paso pero muy distinto de los demás en forma y expresión de las imágenes. el valenciano Tena representa los sayones de una forma muy dulcificada y le otorga a la Virgen y a San Juan de una desgarradora expresión.
 
 
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario